Una fiebre llamada Dakar | Axon I Marketing y Comunicación

Enero se convierte en el mes de los fierros y los motores. Llega la hora del espectáculo y los desiertos de Sudamérica se vuelven anfitriones del raid más importante del mundo: el Rally Dakar. La prueba –creada por el corredor francés Thierry Sabine– lleva más de 30 años poniendo a prueba a las más importantes firmas automotrices y ha catapultado a la fama a pilotos europeos y latinos como como Stéphane Peterhansel, Carlos Sainz, Nasser Al-Attiyah, Francisco “Chaleco” López, Marcos y Alejandro Patronelli, entre otros.

Sin embargo, el raid más importante del planeta es más que motos, autos, quads y camiones. Es también, un fenómeno mediático y económico. Según la Organización Mundial del Turismo (OMT), “los grandes acontecimientos deportivos han de ser concebidos y planificados como grandes eventos turísticos”. Esto a razón de las personas que acuden a un lugar como espectadores o participantes, al mismo tiempo que son turistas: se alojan en hoteles, comen en restaurantes y disfrutan, durante su tiempo libre, la oferta de cultura y ocio.

En esta línea, según estimaciones de los organizadores de la competencia –Amaury  Sport Organisation (A.S.O.) – el Rally Dakar 2014 le generó al Argentina un impacto económico de US$ 150 millones. Dinero inyectado en actividades como alimentación, alojamiento, venta de combustible, estacionamiento, entre otros. Bolivia por su parte, recibió beneficios económicos estimados en US$ 62,3 millones y Chile en US$ 40 millones, la cifra fluctúa entre la cantidad de días que un país alberga la competencia.

Otro aspecto interesante es la visibilidad que genera el Rally sobre las naciones que recorre: la valorización de 1 200 horas de difusión televisiva se estima para todos los países en US$ 420 millones y las imágenes llegan a 190 países a través de 70 canales. Además, encuestas realizadas por A.S.O., con muestras representativas de la población en Nueve países (Francia, España, Países Bajos, Alemania, Argentina, Brasil, China, Estados Unidos, Japón), confirmaron los beneficios de notoriedad que aportó el Dakar: más de los 2/3 de las personas declararon conocer el evento. Más de 50% de ellas comentaron querer visitar un día estos países gracias a las imágenes difundidas.

Cabe resaltar que, en 2014 fueron más de 300 periodistas de los más importantes medios del mundo, que acompañan el recorrido del Rally interesados en brindar cobertura no sólo a los motores, sino también, entusiasmados con destacar la imponente geografía de los territorios, las anécdotas, las personas y los principales atractivos turísticos de las naciones que visitan.

Luego de 30 años, el Rally Dakar ha conquistado el corazón de propios y extraños por la rudeza de sus recorridos, la valentía de sus corredores y la tecnología de sus máquinas. El evento, debe entenderse no solo como un deporte, sino como un espectáculo de grandes dimensiones, cuyos recorridos captan la atención nacional e internacional,  movilizan a cientos de miles de personas y generan millonarios ingresos económicos. Es, realmente, una fiebre llamada Dakar.

Para acceder al artículo adaptado, publicado en el Suplemento DT del Diario El Comercio de Perú, hacer click aquí.

Novedades Relacionadas

Comments are closed.